La cultura del mundo, en tus manos

¿Te gustaría tener a tu disposición grabados, mapas, manuscritos, partituras musicales, fotografías, películas, grabaciones, documentos y libros raros de todo el mundo? Pues es posible.

La Biblioteca Digital Mundial ofrece gratuitamente en Internet y en formato multilingüe materiales fundamentales de culturas de todo el mundo. 16.982 artículos sobre 193 países que abarcan el período comprendido entre 8000 a. C. y 2000 en todos los formatos citados.

Esta magnífica iniciativa partió del bibliotecario del Congreso de los Estados Unidos James H. Billington, quien propuso la creación de la Biblioteca Digital Mundial en un discurso dirigido a la Comisión Nacional de los EE.UU. para la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura; en inglés: United Nations Educational, Scientific and Cultural Organizationen) en junio de 2005. La idea era crear una colección en Internet, de fácil acceso, de todos los tesoros culturales del mundo que contaran las historias y destacaran los logros de todos los países y culturas, promoviendo así la sensibilización y el entendimiento intercultural.

Dado que entre sus objetivos estratégicos se encuentran la promoción de las sociedades del conocimiento, el aumento de las capacidades de los países en desarrollo y el fomento de la diversidad cultural en la web, la Unesco se sumó al proyecto.

La misión de la Biblioteca Digital Mundial es: promover el entendimiento internacional e intercultural; ampliar la cantidad y la variedad de contenidos culturales en Internet; facilitar recursos a los educadores, estudiosos y el público en general; y permitir a las instituciones asociadas reducir la distancia digital dentro de y entre los países.

Cualquiera que sienta interés por el resto del mundo está, pues, invitado a asomarse a este torrencial patrimonio.

La principal diferencia entre la Biblioteca Digital Mundial y otras digitales es que pone el énfasis en la calidad frente a la cantidad. No es que renuncie a seguir abasteciéndose de cultura e historia, pero la cantidad no desplaza los criterios de calidad.

Imagen: CC0 Public Domain Unsplash (Eugenio Mazzone).

Asimismo, la Biblioteca Digital Mundial ha desarrollado novedosas formas de hacer en las siguientes áreas:

  1. Metadatos consistentes: Cada artículo está descrito por una serie consistente de información bibliográfica (o metadatos) referente a datos geográficos, temporales y temáticos, entre otros. Los metadatos consistentes son la base de un sitio interesante y fácil de explorar y que ayuda a revelar conexiones entre los artículos. Además, aumentan la exposición a los buscadores externos.
  2. Descripción: Una de las características más impresionantes de la Biblioteca Digital Mundial son las descripciones de cada artículo, que responden a las preguntas: ¿Qué es este artículo y por qué es importante? Esta información, escrita por conservadores y otros expertos, proporciona un contexto esencial para los usuarios y está diseñada para despertar la curiosidad, de querer aprender más acerca del patrimonio cultural de todos los países.
  3. Multilingüismo: Los metadatos, la navegación y los contenidos de apoyo (por ejemplo, los vídeos de los conservadores) están traducidos a siete idiomas: árabe, chino, inglés, francés, portugués, ruso y español, lo que contribuye a reforzar su universalidad.
  4. Desarrollo técnico: El trabajo del equipo de la Biblioteca Digital Mundial con herramientas y tecnología de última generación ha llevado a importantes avances en catalogación y en desarrollo de sitios web multilingües.
  5. Red de colaboración: La institución pone un énfasis especial en la apertura de todos los aspectos del proyecto (contenido, transferencia de la tecnología…) y en la participación de los socios, interesados y usuarios.

Como puedes imaginar, tras este proyecto hay muchísimo trabajo e inversión de tiempo, conocimientos, etc. A los trabajadores estadounidenses y de la Unesco se suman los socios, que son principalmente bibliotecas, archivos u otras instituciones que poseen colecciones con contenido cultural con el cual colaboran. Los socios también pueden incluir instituciones, fundaciones y empresas privadas que colaboran con el proyecto de otra manera, por ejemplo, compartiendo tecnología, convocando o copatrocinando reuniones de grupos de trabajo o colaborando económicamente.

Entre estos socios, se encuentran nuestra Biblioteca Nacional y las Bibliotecas de Cataluña y Galicia.

No pierdas la ocasión y asómate a esta impresionante ventana al mundo:

Biblioteca Digital Mundial

 

Imagen de portada: Biblioteca Digital Mundial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s